Muchos corredores somos amantes de la literatura, y no digo de leer, que una cosa no tiene que ver necesariamente con la otra, sino de las novelas, de las historias, de mundos, reflexiones, viajes iniciáticos y  demás universos que nos transportan a otros lugares en forma de palabras y evocación de imágenes.  Y muchos de vosotros, sin ser lectores habituales, también os apetece encontraros a veces con historias que tienen que ver con vuestros intereses y pasiones.

Pues para unos y para otros, hemos esbozado una selección de aquellas obras que con calidad han utilizado nuestro deporte para contarnos algo.  Pero esta lista  queremos que sea viva,  que te acompañe y nos hagas llegar tus opiniones si has leído algunas de las obras, o  que nos enseñes otras iguales o mejores a las seleccionadas. Con todo ello podremos llenar nuestras ratos libres, entre entrenamiento y entrenamiento, o generar una lista de posibles regalos para esos familiares que nunca atinan con nuestros gustos en cumpleaños o Navidad, o para ese compañero corredor con el que queremos tener  un detalle.

Algunos libros son clásicos ya para muchos de nosotros, otros menos, unos ya tienen sus años, otros son relativamente novedades. No siguen un orden de preferencia o calidad, más bien he dado prioridad a los que yo, Nemo,  hasta hace poco no conocía y por lo que posiblemente muchos de vosotros tampoco. También he enlazado a webs con descripciones detalladas, entrevistas con autores, dónde comprar, etc:

Sombras en la meta,  de Pascual Buniet: Novela enigma. Los investigadores perseguirán la sombra del deportista desaparecido durante la carrera Tenerife Bluetrail más allá de la meta para encontrar las claves del suceso. En la meta de la famosa carrera Tenerife Bluetrail, los familiares y amigos de los 3000 participantes están pendientes de la llegada de los corredores. A Eduardo le esperan su mujer y su hija. Muchos deportistas han pasado la línea de meta, pero de él no hay noticias hasta que aparece la información del chip que llevaba; ha pitado en el control final, y su tiempo está registrado por la organización. Pero a pesar de ello, a Eduardo nadie le ha visto cruzar la meta, ha desaparecido. ¿Podría tener un pasado que ignoran sus seres más cercanos? En definitiva, ¿desaparición voluntaria o no?

* Cariño tenemos que hablar de correr,  de Raquel Landín: Ya no es el fútbol. Tampoco son las maratonianas jornadas de compras. Hoy en día, lo que más distancia a una pareja es que uno de los dos se haya enganchado a correr y cambie las carreras por los paseos y los platos de carga de hidratos por las cenas románticas. Sea él. O sea ella. O te unes a correr con tu pareja… o dejará de serlo.

*  Tanto Correr, de Mariano Quirós: En Resistencia, ciudad del noreste argentino, tienen lugar los juicios contra los responsables de la Masacre de Margarita Belén. Corre el año 2010 y el narrador de esta historia es hijo de militantes montoneros durante la dictadura militar. Convocado para hacer la crónica de esos juicios, comprenderá que se trata de una tarea que lo convierte en observador no sólo de las declaraciones —que basculan entre el espanto y la indiferencia— sino también de su propia y aún breve trayectoria vital. Y al tiempo que se suceden los testimonios de la tragedia, esa voz narradora —que traza un camino desde la niñez a una improbable madurez— busca darse un sentido a través de la literatura y, sobre todo, a través del milenario y noble ejercicio de correr.

La Corredora, de Carrie Snyder: Nadie parece recordar hoy la gesta de Aganetha en 1928, su medalla de oro para Canadá en los primeros Juegos Olímpicos en los que las mujeres pudieron participar en pruebas de larga distancia, hasta que llegan a visitarla al asilo dos jóvenes extraños que desean saber más sobre su carrera deportiva. «Aggie» regresa así a la granja donde fue criada y revive su infancia, su historia de amor y su lucha por convertirse en una mujer independiente a su llegada a la gran ciudad. Por su memoria pasan la devastadora Primera Guerra Mundial, la gripe española, los optimistas años veinte y la década terrible de los treinta. Pero a medida que se adentra en su memoria descubre que los jóvenes no son quienes aseguran.

*Correr hacia un sueño, de Giuseppe Catozella:  Samia Yusuf Omar, una joven somalí, sueña con participar en los Juegos Olímpicos, pero para conseguirlo tendrá que superar un duro periplo lleno de obstáculos. La admirable lucha de una atleta africana por abrirse camino en una sociedad marcada por la guerra, la lucha de clanes, el fundamentalismo y la falta de oportunidades para las mujeres.

*Sin Fronteras, de Vicente García CampoEl protagonista es Martín, un hombre libre, bohemio, solitario y nómada. El escenario de sus carreras es entre las montañas de Palencia y Cantabria. Ama el deporte, la montaña, el esfuerzo físico, la naturaleza… Se sale de los convencionalismos sociales, su única conexión con la vida convencional es el contacto con la empresa que le esponsoriza. En uno de sus entrenamientos por las montañas que le rodean, se topa con Beth, una pintora reflexiva y de mirada interna. Son dos personajes antagónicos pero complementarios.

Cementerio de Pianos,  de Jose Luís Peixoto: Lleva tres años de enfermedad, ahora tiene que morir, y lo hará casi al mismo tiempo en que nace su nieto Hermes. De su familia, sólo Simao no está en el hospital con ellos. Todos lloran, pero tienen muchos más motivos para llorar por el pasado que han vivido junto a Francisco cuando decidió cambiar su forma de ser, que por su propia muerte. Está corriendo en las Olimpiadas de Estocolmo, es el gran representante portugués, no es un don nadie ya, su mujer está a punto de dar a luz. Caerá muerto antes de conocer a su hijo. Ambos hombres, Francisco y Francisco Lázaro (padre e hijo) narrarán la vida familiar, una vida con muchas ilusiones y más fracasos y desilusiones de las que imaginaron de jóvenes. Las mujeres de esta familia también tienen mucho que decir, pero lo sabremos en boca de su padre y su hermano.

La Meta está en Ítaca, de Albert Vázquez: La meta está en Ítaca logra adentrarse de forma trepidante en todos los silencios del corredor y en los detalles que conforman la Behobia-San Sebastián. Y así, aderezado con referencias literarias, musicales y cinematográficas, convierte esta historia en un viaje de sensaciones infinitas. Si es un corredor, disfrute de este libro porque se verá reflejado en mil y un detalles. Si aún no lo es, descubra la sensación de participar en la carrera popular más hermosa del mundo.

La Media Distancia, de Alejandro Gándara: Un corredor de 1.500 metros conocido como el Charro llega a Madrid procedente de Salamanca, fichado por un equipo de la capital, aunque sus días de triunfo parecen haber iniciado un lento declive. Su propia vida da la impresión de estar también bajando peldaños.
Ante la mirada del narrador discurre el mundo de la España de los años 70, un tiempo a medio camino de todo, el del pasado del protagonista intentando explicarse o buscar algo de luz. Novela emblemática de lo que se denominó como Nueva narrativa española, de La media distancia Juan Benet afirmó que «podría servir como una reflexión de nuestra época»

*Correr, de Jean Echenoz: En los Juegos Interaliados de Berlín, en 1946, al ver detrás del cartel de Checoslovaquia a un solo atleta desmañado, todo el mundo se ríe. Y cuando ese atleta, que no se ha percatado de que lo convocan para participar en su prueba, atraviesa el estadio como un loco gritando y agitando los brazos, los periodistas sacan veloces sus libretas. Pero después, cuando en los cinco mil metros y ya con una vuelta de ventaja acelera sin parar y cruza la meta en solitario, los ochenta mil espectadores estallan en un clamor. El nombre de ese muchachote rubio que siempre sonríe no lo olvidarán nunca: Emil Zátopek.

El Corredor de Fondo, de Patricia Nell Warren: Harlan Brown es un estricto entrenador de atletismo que huye de su pasado en una pequeña universidad. Billy Sive es un joven y destacado atleta gay, a quien no le importa que su condición sexual se haga pública. Cuando se enamoran, inician una carrera contra el odio y los prejuicios que les llevará hasta los Juegos Olímpicos de 1976 y hacia un final sorprendente y devastador.

La Soledad del Corredor de fondo, de Alan Sillitoe: Colin Smith es un joven de clase obrera que vive en un barrio de Nottingham con su madre viuda, el amante de esta y sus tres hermanos pequeños. Su vida no es ejemplar, pero lo será aún menos cuando robe una panadería y acabe en un reformatorio. Una vez allí, se aficiona a correr y, gracias a sus cualidades como atleta, obtiene unos privilegios que no desea para sí. Hasta que finalmente tendrá que elegir entre el éxito como héroe deportivo y la soledad del corredor de fondo. En este volumen, con nueva traducción de Mercedes Cebrián, se reúne una descarnada colección de relatos centrados en el sombrío aislamiento de la clase obrera, en los pequeños delitos que se cometen para salir adelante y en la profunda ira que domina a los habitantes de las ciudades industriales, abocadas a la desesperación.

De qué hablo cuando hablo de correr, de Haruki Murakami: Ahora, ya con numerosos libros publicados con gran éxito en todo el mundo, y después de participar en muchas carreras de larga distancia, Murakami reflexiona sobre la influencia que este deporte ha ejercido en su vida y en su obra. Este libro es tal vez el más personal de los suyos, donde manifiesta más ampliamente sus opiniones sobre la literatura y sus propias obras.

*Nacidos para Correr, de Cristopher McDougal: Repleto de personajes inolvidables, increíbles hazañas atléticas y ciencia de vanguardia, Nacidos para correr es una aventura épica que arranca de la simple pregunta “¿por qué me duele el pie?”. En busca de una respuesta, Christopher MacDougall se encuentra con la tribu de los mejores corredores de larga distancia del mundo. Aislados por el terreno más abrupto de América del Norte, los misteriosos tarahumaras de las barrancas del cobre en México son los guardianes de un arte perdido. Durante siglos han seguido técnicas que les permiten correr cientos de kilómetros sin descanso y perseguir desde un ciervo hasta un maratoniano olímpico y disfrutar de ello. Con ingenio y sabiduría, MacDougall va de los laboratorios más avanzados de Harvard a los valles soleados y los picos nevados donde cada vez más corredores empujan hasta el límite sus cuerpos. El secreto de la felicidad está a tus pies.

 

Recapitulando, 14 obras que a pocos defraudarán y que iremos ampliando, y si queréis debatiendo y comentando mediante el facebook de Club Corredores  o mediante nuestra cuenta de correo electrónico corredor@clubcorredores.com.

By NEMO.